El crochet, ganchillo o gancho, consiste en tejer un hilo entrelazándolo entre si gracias a una aguja con gancho.

Es difícil saber a ciencia cierta el inicio de esta actividad, pero hay varias teorías al respecto, entre ellas, que el ganchillo proviene de Arabia, que en Sudamérica hacia siglos que lo empleaban o que en china se originó, pero no se sabe exactamente de donde viene, la primera constancia física de esta labor es una revista de patrones alemana llamada “Penélope”  en 1824.

Se cree que lo que hoy conocemos como ganchillo pudo proceder de una técnica empleada en el s XVII de bordado en bastidor con una aguja de gancho, con el tiempo desapareció el bastidor y la tela y quedó lo que denominaron “labor al aire”, o crochet.

No obstante, hay indicios de que mucho antes ya se practicaba esta labor, en el s XVI el crochet era una alternativa al encaje y lo solían tejer las monjas, por eso se le conocía como “encaje de monja” o “labor de monja”.

Las religiosas se lo enseñaban a las hijas de la aristocracia y así pasaba de generación en generación tanto la técnica como los patrones.

Cuando vino la revolución francesa y las familias de poder tuvieron que exiliarse, el crochet se fue extendiendo a otros países como Inglaterra, Irlanda y norte de Europa.

Fue en Irlanda donde a mediados del s XIX el crochet se convirtió en industria, debido a la pobreza general que asolaba el país, muchas mujeres y niños se vieron obligados a aprender y a tejer prendas y encajes de crochet que después eran importadas a otros países más ricos. Por la rapidez a la hora de tejer labores a crochet a este se le llamó despectivamente “encaje de pobre”.

Una gran defensora del crochet y que gracias a ella se popularizó fue la reina Victoria de Inglaterra ( la fotografia que he usado de cabecera es de ella), que era muy fan de tejer y lo practicaba a todas horas, fue en la época victoriana pues, que creció la demanda y la popularidad del crochet, la época de oro del ganchillo. Desde entonces esta labor se ha visto con altos y bajos a lo largo de la historia y pasaba de verse desfasado y antiguo a ser lo más trendy y fashion.

 

Durante la I guerra mundial se animó a la gente a participar en el apoyo a los soldados tejiendo prendas de punto o crochet, no obstante, al considerarse el crochet una labor más para ornamentos o decoración, cayó en el olvido.

Fue en los años 50 que volvió a resurgir el tejer a ganchillo, los cuadrados granny se volvieron muy populares en los 60 y 70 y el mundo se llenó de la moda de ponchos, chalecos, vestidos o cinturones tejidos a crochet, era una autentica fiebre por el crochet.

En la década de los 90 se volvieron a guardar las agujas durante un tiempo y ahora, desde hace unos años, vuelve a pegar más fuerte que nunca, hoy en día se pueden ver en muchas colecciones de los más importantes diseñadores de alta costura prendas tejidas a crochet y en las tiendas sobre todo de cara al verano vemos ropa o accesorios a crochet, y es que yo creo que…

¡Por fin, el crochet ha venido para quedarse!

 Te ha gusta.do conocer los origenes de este maravilloso arte? también puedes descubrir la breve historia del tricot aqui.

¿conocías la historia del crochet? ¿Qué prefieres, punto a dos agujas o crochet?

 

Fuentes: Wikipedia, Lovecrochet, Crochet.com

Comparte el amor!